TESTIMONIOS

LL

Fue una mañana como muchas de las que vivimos en casa los fines de semana: despertar más tarde, desayuno sin prisas, cafecito, salir al jardín…. A Sisel, casi ni lo sentimos. Silencioso, y concentrado en lo que tenía que hacer fue captando nuestra esencia y nuestra cotidianeidad; fue documentando aquellos momentos que a veces pasan desapercibidos, pero que son los que van construyendo nuestra vida y  llenando el corazón y el alma. Sin duda, el regalo que nos dio fue extraordinario: logró congelar e inmortalizar un día como muchos, un día de esos que no durarán para siempre, y que alguna vez, gracias a él, podremos revivir con la alegría y la nostalgia que provocan los buenos y rutinarios  tiempos del ayer.

LevyLobaton-158


 

C

Agradecemos a Sisel inmensamente por la experiencia que generó tomándonos estas fotografías. Por supuesto que el resultado gráfico fue fabuloso , y las imágenes serán siempre un recuerdo maravilloso.
Las emociones que se producen al ver las fotos una y otra vez son muy intensas y nos mueven profundamente por la gran ternura que transmiten. El talento del fotógrafo consiste, en este caso, en encontrar ese punto sensible que trasforma un momento cotidiano en un instante especial e irrepetible.
Las fotografías son sumamente conmovedoras y tienen un gran valor artístico. Sin embargo lo que más  le agradecemos a Sisel no son estas preciosas imágenes, sino el habernos recordado, a través de su cámara,  lo maravillosas que son las reuniones familiares y lo habituados que estamos a darlas por hecho.  Realmente surgió de toda la familia, al ver las fotos, un renovado y auténtico agradecimiento por estos momentos tan bellos que acostumbramos a tomarlos como parte de nuestra rutina olvidando la dicha y la magia que representan.
Gracias Sisel por estas hermosas imágenes. Que son un regalo de vida para los abuelos, y una semilla de de gratitud para los niños.
Te felicitamos de todo corazón por hacer las cosas con pasión , inspiración y entusiasmo. Te deseamos y auguramos mucho éxito y sobretodo mucha división en este nuevo camino.

Con cariño y agradecimiento toda la familia Cohen.


 

E-R

Digamos que la idea de la sesión de fotos no fue mía, sin embargo había que cooperar, al principio si me costó trabajo acostumbrarme a la cámara pero como fue pasando el tiempo y viendo la reacción de Jaqui y de mis hijos hasta lo llegue a disfrutar.Mi mayor asombro fue al ver el vídeo, aunque ya todos somos fotógrafos de lo cotidiano, el ojo de Sisel me demostró que algunos son más fotógrafos que otros, en su caso mucho más.El álbum me encanto; la calidad, el formato, la edición, se ve que hay cariño detrás.Nuestra sesión duro no más de cuatro horas,   Pero después de ver el resultado me quedo con ganas de hacer la sesión del día completo.
Muchas gracias Sisel,
Allan Ezban

Ezban-1025

 Descubrir lo que una mirada ajena a uno, puede ver de tu familia es algo especial.
Poder encontrar esos momentos de cotidianidad como algo único, extraordinario y congelarlos en recuerdos para siempre, no tiene precio.
Después de un día que te documenten y encontrar tantas emociones para después descubrir en un video el resumen de tu vida y ver crecer a tus hijos…
Agradecidos con la profesionalidad de Sisel, de entregarnos un cacho de nuestra vida, en un teso, de vivir los momentos de cotidianeidad y dejarlos impresos para siempre…y que decir de la calidad de fotos, el video y el álbum que nos entregó. Donde deja claro el profesionalismo y dedicación del fotógrafo.
Logró captar la personalidad de cada uno de nuestra familia.
Gracias infinitas por tu tiempo, dedicación y profesionalismo, y poder leer entre líneas y ver lo que nadie ve.

Fam. Ezban

 

Ezban-1886


 

S-E
Siempre he pensado que nuestra vida es un poco como ese bosque en donde cae un árbol pero nadie lo escucha caer. ¿Hizo ruido si no hubo alguien quien lo oyera? Si nadie mira nuestra vida, si nadie se toma el tiempo de observarla, de interpretarla y de documentarla, ¿realmente hemos vivido?
Desde niña me ha gustado la fotografía. Hay algo casi mágico en congelar instantes, en tomar una muestra pequeña de la vida y convertirla en un objeto por medio del cual observamos nuestra propia existencia. Pero cada mirada es distinta. ¿A quién elegimos para mirarnos? ¿De qué manera decidimos recordar?
Para mí, la mirada de Sisel es una de las más incisivas y sensibles. Tiene la capacidad de convertir cosas triviales en momentos enormes llenos de significado. Cuando veo mi vida plasmada en sus fotografías encuentro una belleza y una enormidad contenida en una sonrisa, una mirada, en un gesto. Cada sombra, cada objeto fuera de foco, cada agujero por el cual Sisel decide captar una imagen, esconde o revela algo básico sobre la personalidad de cada integrante de mi familia y la dinámica que nos une.
Vernos a través del lente de Sisel no solo es un gran honor sino una afirmación de que hemos vivido, de que estamos viviendo y de que es una gran vida la nuestra. No cualquiera logra algo así. Gracias infinitas a este gran fotógrafo.

Iris Epstein

 spekman_3729